Cascadas Nykkjesoyfossen y Sotefossen de Husedalen Waterfalls
Segunda cascada de la ruta de Husedalen

Ruta a Husedalen Waterfalls

Husedalen Waterfalls es una ruta de cascadas en Hardangervidda National Park, cerca de Kinsarvik, donde puedes contemplar cuatro cascadas de un tamaño majestuoso. Es también una buena oportunidad para relajarse entre la belleza de sus bosques y desconectar porque este rincón aún no está tan explotado. Nosotros tuvimos sensaciones únicas y fue una de las mejores partes de nuestra aventura por el país. En este artículo te ayudaremos a entender porque deberías realizar la ruta a Husedalen Waterfalls.

Índice de contenidos

Husedalen Waterfalls

La ruta de las cascadas de Husedalen está formadas por cuatro: Tveitafossen, 100 metros de alutra, Nyastolsfossen, 115 metros de altura, Nykkjesoyfossen, 60 metros de altura, y Sotefossen, una doble cascada con un total de 250 metros, por orden de aparición durante la ruta. Así pues, a medida que avanzas, cada catarata aumenta de volumen y belleza a la anterior, es por esto que es importante que hagas el esfuerzo de llegar hasta la última cascada.
El río que transcurre a lo largo de las cascadas es el Kinso y la meseta montañosa de este parque nacional, el Hardangervidda Park, que alberga numerosos lagos, ríos, arroyos, cascadas,… es la más grande del norte de Europa.
Panorámica de la primera cascada de Husedalen
Reproducir vídeo
Gran cascada en Husedalen con un paisaje muy verde
Imagen tomada con dron de la primera cascada
La excursión a Husedalen Waterfalls es de nivel medio, a pesar que hay dos tramos, en la primera y tercera cascada, que tienen una fuerte pendiente, pero a parte de eso basta con seguir las «T» rojas indicadas por el sendero y disfrutar de la naturaleza. Hay quien prefiere realizar la ruta circular volviendo por una camino de grava, pero nosotros te recomendamos volver por el mismo lugar, ya que es mucho más bonito y evitas perderte.
El recorrido a pie empieza desde el parking al lado del helipuerto. Intenta llegar en coche o que te lleven como a nosotros porque sino tendrás que caminar 2’5km desde Kinsarvik hasta allí. La distancia total de la ruta entre ida y vuelta son 10 kilómetros, con un tiempo aproximado de 3 y 2 horas sin parar demasiado. La máxima altitud que llegarás son 676 metros, por lo que el desnivel acumulado es de unos 550m.
Hay aventureros que no tienen suficiente en llegar a Husedalen Waterfalls y optan por seguir el sendero y subir a la parte superior de la meseta, donde nace Sotefossen, la última cascada, a 900m de altitud, pero cuidado, esto te llevaría mucho más tiempo.
A continuación te dejamos el track de la excursión, pero si quieres más info, indicaciones y la experiencia más cercana, lee nuestra ruta a Husedalen Waterfalls y te contaremos cómo fue la increíble vivencia por estas cascadas.
Mapa de la ruta de las cascadas de Husedalen
Track de la ruta a Husedalen Waterfalls

Dónde está Husedalen Waterfalls?

Las cascadas de Husedalen se encuentran a la provincia de Hordaland, a 2,5km de la población de Kinsarvik. Este pueblo se sitúa a una distancia de 150 km de Bergen, a 230 km de Stavanger y a 350 de Oslo. El valle de Husedalen está el extremo norte-oeste del Parque Nacional Hardangervidda, la meseta montañosa más grande del norte de Europa.

Cómo llegar a Husedalen Waterfalls

La única forma de llegar a Husedalen Waterfalls, al inicio de la excursión, es desde la población de Kinsarvik, ya sea en transporte o a pie (solo hay 2’5 km). Aunque si eres una persona «adinerada» o «muy adinerada» o «muy muy adinerada», tienes la opción de llegar en helicoptero y aparcarlo en el helipuerto que se encuentra justo al lado del sendero. Para llegar a Kinsarvik puedes venir desde Oslo, desde Bergen, o desde Stavanger. Si tu forma de desplazarte es en transporte público, te interesaran los posts de Stavanger a Kinsarvik y Bergen para ver de forma detallada cómo llegar hasta Kinsarvik.
Recuerda la web Rome2rio para que te ayude siempre a trazar tu ruta en transporte público, y tampoco olvides la puntualidad noruega cuando tengas que llegar a las estaciones!
Riu Kinso, excursió a Husedalen Waterfalls
El edificio que se ve al fondo es el helipuerto

Consejos de la ruta a Husedalen Waterfalls

Nuestra experiencia fue en septiembre, por tanto, el río bajaba con una cantidad de agua abundante, pero no desmesurada. La mejor época para realizar la excursión a Husedalen Waterfalls es en verano. Si tenéis la intención de ir antes, en la primavera, cuando hay el deshielo, el paisaje puede cambiar radicalmente y puede hasta convertirse en una excursión de riesgo. Recomendamos informaros de la disponibilidad del Parque Natural.
El consejo más importante que te podemos dar es que calcules bien el tiempo para que puedas llegar hasta Sotefossen, la última cascada, porque las sensaciones que te producen las vistas, son únicas en la vida, de verdad.
persona caminando por el sendero de Husedalen
Si caminar por aquí no es precioso...
Como en las excursiones a Kjeragbolten y Preikestolen, en Husedalen Waterfalls es importante ir bien equipado. Disponer de un buen calzado porque hay algunas zonas fangosas y fuertes pendientes rocosas, unos calcetines de recambio por si te se mojan, comida, agua, una linterna por si acaso, un chubasquero para la parte del cuerpo y otro para las piernas, y si puedes un cargador portátil para el móvil, mejor.
Volar drones está permitido, así lo indica la señal antes de llegar a Husedalen Waterfalls, en el helipuerto, pero también te obligan a respetar las reglas habituales. En este caso, ten en cuenta que la altura máxima es de 120 metros y sobretodo que te puedes encontrar con helicópteros.
En la zona de la última cascada verás que hay zonas del suelo muy resbaladizas, las que son más oscuras porque en otros momentos baja agua y se queda húmedo. Eli tuvo un susto y resbaló, pero solo quedó en una simple anécdota.
Casacadas de Husedalen con el fiordo de Kinsarvik de fondo
Fiordo de Kinsarvik desde Sotefossen
Encima de la cascada Sotefossen con el fiordo de Kinsarvik al fondo
Fiordo de Kinsarvik desde Sotefossen

Día 5: Nuestra ruta a Husedalen Waterfalls

Hoy un poco más tarde, lo teníamos merecido. Suena el despertador a las 9:00, tenemos pensado salir de Kinsarvik a las 09.45 para llegar a Husedalen Waterfalls a las 10.00. Si no corres tanta suerte como nosotros de que te acompañen en coche hasta el inicio del parque natural, tendrás que buscar otras alternativas como el taxi. En nuestro caso, el recepcionista del camping donde estábamos hospedados se ofreció a llevarnos hasta allí, pero si no encontráis ningún transporte que os acerque y os sentís suficientemente en forma ¡podéis hacerlo a pie! solo hay 2,5 km de Kinsarvik al inicio de la ruta. Nosotros lo hicimos de vuelta y no fue para nada desagradable para la vista.
El coche nos dejó delante de un helipuerto y lo primero que pensamos era que no podríamos volar el dron en ningún espacio del parque, pero por suerte no fue así. Una señal indica que los drones están permitidos (siempre que respetes la altura máxima de 120 metros por el riesgo de que pase un helicóptero). ¡Por fin!
Empezamos la ruta a Husedalen Waterfalls sin saber si llegaríamos a ver todas las cascadas. Aun así, disfrutamos del hermoso y húmedo camino que ni siquiera dejaba un rinconcito sin verde. Seguimos el camino y las famosas “T” rojas, aunque no hay riesgo de desviarse porque la excursión se trata de bordear el río.
Chica tomando fotografias por el sendero del valle de Husedalen
Eli retratando el paisaje, para variar
Preciosa escalera de piedra para llegar a Husedalen Waterfalls
Qué preciosidad...
Cuando ya llevábamos un rato de pendiente empezamos a sentir el sonido del agua con fuerza, creíamos que estábamos cerca de la primera cascada, levantamos el dron para ver si nuestras hipótesis eran ciertas, ya que con la abundante vegetación que había costaba de ver mucho más allá. Vimos una cascada, pero nada parecido a las grandes cascadas que habíamos visto por Internet.
Seguimos andando hasta llegar a una presa hidráulica, donde se encuentra la cascada Tveitafossen, la primera de las cuatro. Aquí puedes subirte encima de un montón de rocas para tener una mejor perspectiva del paisaje o relajarte y coger fuerzas porque lo que viene justo después es la parte más costosa. Se tiene que continuar por la sendera siguiendo El Tubo.
Impresionante cascada con su antigua presa eléctrica en Husedalen
Cascada Tveitafossen
Selfie en la cascada Tveitafossen en Husedalen
De momento parece fácil encontrarlas
Después de completar esta parte el camino aún tiene más encanto, se estrecha y tienes la sensación que intimas más con la naturaleza, quizá también porque no nos cruzamos con nadie a partir de este punto. Sin darte cuenta llegas a la segunda cascada, Nyastolsfossen. Es mucho mayor que la anterior tanto en altura como de ancho, en una palabra, majestuosa. Si lo ves posible, quizá te puedas acercar a la sendera del río y encuentres el encuadre perfecto.
Segunda cascada de la ruta de Husedalen
Cascada Nyastolsfossen
Persona observando la enorme cascada en Husedalen
Como hemos dicho, majestuosa
Seguimos avanzando hasta llegar a Nykkjesoyfossen (sí, se llama así), y conseguimos ver la tercera cascada. Aprovechamos para comer, lo que nos habíamos hecho por la mañana, con unas vistas preciosas, cascada y una pequeña islita incluida. Además, a unos pocos metros hay una casita que es un váter público, aunque se tiene que ser un poco valiente y no tener mucho olfato para utilizarlos.
Pareja observando la cascada en Husedalen
La mejor comida de todo el viaje
Como no nos bastaba con tres enormes cascadas y vimos con el dron que un poco más adelante parecía estar la última de ellas, nos dispusimos a ir hacia allí para abordarla. Después de subir otra senda bastante empinada, siempre por el lado izquierdo del río, descubrimos la ansiada cuarta cascada, cuyo nombre es Sotefossen.
Nos encontramos con unas vistas fuera de lo normal. Una llanura (al final resultó estar más húmeda de lo que nos pensábamos) que nos rodeaba allí donde mirábamos, a un lado el agua bajando con fuerza y un poco más adelante, la cascada más grande que habían visto nuestros ojos. Nos vimos con la obligación de detenernos un buen rato a contemplar nuestro alrededor. Simplemente inolvidable.
Gran paisaje en Husedalen con la cascada de fondo
Una imagen vale más que mil palabras
Es muy importante ir con cuidado cuando se camina al lado del río porque no hay ningún desnivel que separa el agua y tu paso. Además hay zonas muy húmedas debajo de los matojos y también al lado del río, resbalan mucho y son poco visibles. Otra vez más, recomendamos ir con un calzado preparado para el agua y extremar las precauciones.
Paseo por Husedalen junto las cascadas
Tramo final de la ruta
Botas llenas de barro
Así acabamos...
Alrededor de las 17:00h empezamos a descender ya que a las 20:30 se hacía de noche y además de bajar la montaña teníamos que volver a casa andando. Cuando llegamos al pueblo, nos dimos cuenta que ya se estaba poniendo el sol justo detrás de las montañas que teníamos en frente. Quedaba una imagen de postal, el pueblecito y el agua de tonos anaranjados por el atardecer en uno de los fiordos de Noruega.
Aquello era tan bello que decidimos cenar lo que acabamos de comprar en el super en una de las muchas mesas de pícnic que hay alrededor de la orilla del fiordo. Aprovechamos para hacer un timelapse con la cámara y al cabo de un rato nos fuimos al camping a descansar del largo día.
Panorámica del fiordo al atardecer en Kinsarvik
Así es un atardecer en Kinsarvik...
Atardecer en el fiardo de Kinsarvik
... y despedimos el día
Quizá estas cascadas no son tan populares como las excursiones de Preikestolen y Kjeragbolten, pero también creemos que son muy representativas de lo que para nosotros es Noruega, una natura esplendorosa y también íntima, sin gente que la rodee y la explote. Además habréis notado en la descripción que el camino va de menos a más, es decir, por muy impresionante que sea la primera cascada, piensa en llegar hasta la última porque vale la pena el esfuerzo. Por todo eso creímos muy oportuno dedicar un día entero a las Husedalen Waterfalls, una ocasión y combinación de trayecto perfecta.
Logotipo puño pasaporte viajes Baestravel

El viaje está llegando a su final, pero queda Bergen, la segunda capital de Noruega.
Acompáñanos en nuestro siguiente artículo: Bergen

Logotipo puño pasaporte viajes Baestravel

El viaje está llegando a su final, pero queda Bergen, la segunda capital de Noruega.
Acompáñanos en nuestro siguiente artículo: Bergen en un día

Dónde dormir en Kinsarvik

La población está a 2’5 kilómetros de la excursión a Husedalen Waterfalls, por tanto, es probable que al menos tengas que pasar una noche en Kinsarvik. A pesar de tener pocos habitantes, cuenta con el Camping Hardanger Park, donde nos alojamos nosotros, con un precio de 30 € / noche x pers. en una habitación doble. El baño y la cocina son compartidos pero nosotros estuvimos muy a gusto, desde recepción nos trataron genial! En el misma población hay tres cámpings más y un Hotel, pero todos con un coste muy superior. Desde todos estos alojamientos puedes llegar a Husedalen Waterfalls sin ningún problema, ya sea en coche o a pie.

Comparte con tus amistades si te ha gustado !

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Sigue nuestra ruta por Noruega en 6 días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll Top