Kjeragbolten, la roca colgante de Noruega
Roca de Kjeragbolten con dos personas sentadas encima

Subida a Kjeragbolten, la roca colgante

La Roca de Kjeragbolten se ha convertido en otro de los iconos de Noruega, ya que fotografiarse encima de una piedra atascada a 1.000 metros de altura sobre los fiordos noruegos es un reto para todos los aventureros. La subida a Kjeragbolten se nos hizo dura al principio pero contemplar el brutal paisaje de la meseta de Kjerag nos motivaba, y si nosotros pudimos, seguro que tú también.

Índice de contenidos

Kjeragbolten, la roca colgante

Se encuentra en la meseta de Kjerag, que tiene su pico más alto en 1084 metros sobre el fiordo de Lysefjord. La Roca está considerada un till (montón de sedimientos de origen glaciar) de la época del deshielo y está encajada entre dos paredes de piedra a dos metros de distancia. Su tamaño es de 5 m3 y se suspende en un abismo de 984 metros.
El nivel de la excursión es medio-alto debido a que hay algunos tramos de fuerte pendiente, pero las cadenas y cuerdas ayudan a que cualquier persona de la edad que sea, pueda llegar hasta la cima. Damos fe después de haber visto gente jubilada llegando a la roca colgante. El recorrido es bastante largo, entre ida y vuelta son 11 kilómetros, con una elevación total de 800 metros.
inicio de la ruta por Kjerag
Las escaleras del principio son las únicas que encontrarás
Se recomienda hacer la ruta en verano, aunque en otras estaciones, si no abunda la nieve, también es accesible si estás bien equipado, preparado y te acompaña un guía profesional.
Otro factor importante es la meteorología cambiante. El sol deslumbrante de repente se transforma en lluvia, y la lluvia en espesa niebla que te deja ver a 10 metros como mucho. A pesar de las incontables “T” rojas que hay en el camino, la mejor opción es descansar 15 o 20 minutos y esperar a que la niebla desaparezca. La zona de Kjerag también es un destino turístico para los aficionados de salto BASE y los escaladores de montaña.
Mapa de la ruta a Kjeragbolten
Track de la ruta desde el parking hasta Kjeragbolten

Dónde está Kjeragbolten

Se sitúa en la cima de Kjerag, al suroeste de Noruega, en la provincia de Rogaland. El fiordo Lysefjord que corre por su abismo conecta con Preikestolen a 42 kilómetros de distancia. La localidad más cercana es Lysebotn, más abajo de las infinitas curvas desde el parking de Kjerag.

Cómo llegar a Kjeragbolten

El aeropuerto que queda más cerca de Kjerag es el de Stavanger, ciudad donde se acostumbra a hospedar los turistas y se puede comprar la actividad. También sale el bus que te deja al parking del inicio de la ruta. Otra opción es aterrizar en Bergen o en Oslo, pero probablemente tendrás que pasar por Stavanger.
Una vez en Stavanger, para llegar hasta Kjerag, tienes tres opciones:

Cómo llegar a Kjeragbolten en coche

La primera opción es hacer la ruta con tu coche. Se conduce por la carretera E39 hasta Algard, seguir la Fv45 hasta Sinnes y acabar haciendo los 40 kilómetros de curvas, pero con un paisaje increíble hasta el parking de la excursión.
LLacunes durant la pujada a Kjeragbolten
Lagunas que observamos por la carretera antes de llegar a Kjeragbolten
Lagunas en la ruta hacia Kjeragbolten
Lagunas que observamos por la carretera hacia Kjeragbolten

Cómo llegar a Kjeragbolten en autocar

La segunda es llegar a Kjerag en autcoar, haciendo el mismo recorrido que la primera opción. Es la que elegimos nosotros, y la empresa se llama Gofjords. Cuesta 64 euros pero si no quieres alquilar un coche es la mejor opción y como hemos dicho tienes unas vistas magníficas durante todo el recorrido.

Cómo llegar a Kjeragbolten en coche + ferry

La tercera opción consiste en cruzar el fiordo Lyseford con un ferry. Tienes que subir tu coche a un ferry  que te lleva hasta el pueblo de Tau. Allí vuelves a la carretera para conducir hasta Forsand, donde cogerás otro ferry hasta Lysebotn. Una vez allí tendrás que conducir para subir más de 30 curvas de 180 grados para llegar al parking de Kjerag. Es la opción más larga y cara de todas, pero estamos seguros que tiene que ser una maravilla navegar por el fiordo.
el pequeño pueblo de Lysebotn con el fiordo Lysefjord
El pueblo de Lysebotn y el fiordo Lysefjord
Si escoges la segunda opción, ten en cuenta el precio del bus y sobretodo sus horarios, ya que solo realizan una única salida en todo el día. Arranca desde Busstasjon, la estación de bus de Stavanger, a las 7.30 de la mañana, te deja en el inicio de la ruta a las 10 y te recoge a las 16.15 h. Finalmente, estás a las 18.45 a Stavanger. Si prefieres viajar en coche calcula bien el timming, no llegues tarde para empezar la subida a Kjeragbolten, y no apures hasta que anochezca para volver.

Consejos para la subida a Kjeragbolten

Esta excursión es de nivel medio-alto , aunque no tengas que ser un «pro», debes estar en forma e ir bien equipado.
Es importantísimo llevar buen calzado para llegar a Kjeragbolten porque hay pendientes considerables y zonas un poco resbaladizas. No te olvides tampoco de llevar calcetines de recambio, lo más probable es que te entre agua en las botas en algún momento.
columna de piedras en el camino de Kjerag
Nadie se atrevió a mover una piedra
Si la niebla empieza a ser muy espesa, para a descansar 15 o 20 minutos hasta que desaparezca. Aunque el camino esté indicado con las «T» rojas, podrías llegar a perderte igual. Para tener una previsión aproximada del tiempo, te aconsejamos la web más fiable de Noruega, yr.no .
En la mochila llévate algo de comida, un litro de agua, una linterna por si acaso, un chubasquero para el cuerpo y muy recomendable otro para las piernas, y si puedes un cargador portátil, mejor.
Ve con mucho cuidado si decides subirte a la roca colgante. Nosotros no lo hicimos porque llovía y era más fácil resbalar, pero vimos gente subirse igualmente poco a poco. Tampoco se recomienda mirar abajo cuando estés encima.
Disfruta de la subida a Kjeragbolten, no tengas solo en tu mente llegar hasta la meta, porque el camino es muy pero que muy bonito. En el inicio de la ruta también verás que hay un cartel en que indica que está prohibido volar drones en toda la zona de Kjerag.
Paisaje montañoso de la subida a Kjerag
Vistas desde la primera colina de la subida a Kjeragbolten
Paisaje seco con el camino a Kjeragbolten al fondo
Vistas des de la primera colina de la excursión

Día 3: Subida a Kjeragbolten

Nos levantamos a las 6:30h, pero ilusionados por hacer una de las mejores excursiones de Noruega, la subida a Kjeragbolten, la famosa roca colgante de Kjerag. Se trata de una piedra de unos 5 metros cúbicos que en la edad del deshielo se quedó enclavada entre dos paredes de la montaña, dejando bajo ella una caída libre de 984 metros. Y como no, Instagram ha popularizado aún más la emblemática fotografía de gente subida encima de ella.
En media hora almorzamos, pusimos la comida a los tuppers que habíamos preparado la noche anterior, cogimos agua, impermeables y ya estábamos listos para salir a ver si verdaderamente existía una roca colgante. El autobús sale desde la busstop que hay delante del parque Byparken de Stavanger. La excursión tiene un precio de 64 €, nosotros lo reservamos con antelación en la página de GoFjords.
preciosa casa de piedra en el camino de Kjerag
Si quieres ver esta preciosidad tendrás que llegar a Kjeragbolten...
Algo que debes tener muy en cuenta, a diferencia de la excursión a Preiekstolen, es que hay un único horario de transporte, a las 7:30 sale desde Stavanger, y a las 16:15 realiza el inicio de vuelta. Nosotros llegamos antes de la hora en la estación de bus, porque los noruegos son muy puntuales, y si lo pierdes no te devuelven el dinero. No obstante, puedes mirar otras alternativas para llegar a Kjeragbolten.
Si eres de los que se marean recomendamos que lleves contigo alguna ayudita. El recorrido es de dos hora y media, y en el tramo final las carreteras son estrechas, de un solo carril y con bastantes curvas. Una vez bajas del bus, alrededor de la 10:00, encuentras un refugio muy bien equipado donde puedes comprar material de senderismo y comida, además de poder ir a los servicios. Ah! También hay un cartel que explicita la prohibición de los drones!
Señal de prohibido volar drones
Maldita señal!
Alimentando ovejas en el parking de Kjerag
Saludando a una amiga que nos encontramos
El lugar es muy curioso y peculiar, empezando por las ovejas que nos rodearon nada más bajar del bus. En absoluto abunda una naturaleza verde, el suelo es una gran roca fina, seguramente por el viento y la abundante lluvia, por lo que tienes que ir con cuidado de no resbalar. El principio es lo más costoso, pero si te lo tomas con calma, puedes disfrutar de la gran amplitud del paisaje.
Si tuviéramos que calificar con alguna palabra la subida a Kjeragbolten sería «contraste», por la meteorología. Es verdaderamente imprevisible y junto al resbaladizo terreno puede complicarte un poco la excursión (aunque está muy bien preparada con cadenas que te ayudan a subir y a bajar la cuesta). Nosotros tuvimos ratos de sol, chaparrón, niebla y fuertes rachas de viento, pero gracias a las típicas señales «T» rojas pudimos seguir el camino fácilmente.
Niebla en el camino de Kjerag
La espesa niebla que os comentamos
Cadenas de apoyo en la pendiente hacia Kjeragbolten
Cadenas de ayuda para subir o bajar a Kjerag
Suerte de las cadenas!
Por otro lado, queremos advertir que es una ruta que se debe tomar con calma e ir muy bien equipado. Si te lo miras positivamente, al ser una excursión de un nivel más exigente que Preikestolen, la cantidad de turistas es más baja. Te rogamos que antes de llegar a Kjeragbolten disfrutes de las hermosas vistas a una gran altitud, del paisaje infinito, del lago entre las montañas, de la gran cantidad de líquenes que pintan el suelo y, por supuesto, de la vista final al fiordo.
Impresionante vista de las montañas de Kjerag
Rocas peladas en Kjerag por culpa del clima
Paisaje con niebla en Kjerag
Impresionantes vistas a lo largo de la ruta
Después de tres horas de camino llegamos a la roca colgante, Kjeragbolten. Para llegar hasta ella se pasa por en medio de dos paredes con un montón de rocas en el suelo, pero sin más peligro que el de resbalar por culpa del agua que se escurre entre las piedras. Una vez allí vimos que había un grupo de gente esperando hacerse la foto encima de la piedra o a que alguien se la hiciera.
Mientras la gente seguía montando encima de ella aunque llovía y hacía bastante viento, lo cual no recomendamos para nada, nosotros aprovechamos para comer lo que habíamos preparado la noche anterior.
Acceso a la piedra flotante de Kjeragbolten
Acceso a la roca flotante. Vértigo? Qué vértigo?
Maravillosa vista al abismo desde la roca flotante
Fotografiamos las impresionantes vistas durante un buen rato, sobretodo nos quedamos hipnotizados viendo el valle hacia el fiordo, e incluso sentimos que aquello era el Valhalla. Luego reflexionamos si valía la pena arriesgarse a subir. Nuestra conclusión final fue que no. Se tiene que pasar por un estrecho paso e ir con cuidado de no resbalar para evitar una caída libre de 1000 metros al vacío.
Vistas las condiciones y el temporal que no cesaba, nos fuimos sin La Foto, pero muy tranquilos por nuestra decisión, porque sabemos que Noruega es “nuestro país” y que tarde o temprano volveremos y capturaremos nuestra postal.
Eli y Èric contentos por haber llegado a Kjeragbolten
Qué hubiéramos hecho sin nuestros chubasqueros...
lago en mitad del camino a Kjeragbolten
A las 13:45 empezamos la bajada teniendo muy en cuenta que el horario fijo del bus no nos dejaba demasiado margen para entretenernos. Con un ritmo constante descendimos en dos horas, lo que nos fue muy bien ya que llegamos media hora antes de la salida del bus.
Ya sin sorprendernos, el bus arranca sin medio minuto de demora, puntual a las 16:15 h. Así que alrededor de las 19:00 llegamos a Stavanger. Fuimos a ducharnos a nuestra «espectacular habitación privada» y aprovechamos para relajarnos un rato. Más tarde salimos a cenar una pizza y dar un paseo. Al volver, como cada noche, preparamos la comida para el día siguiente.
Logotipo puño pasaporte viajes Baestravel

El viaje continúa con la odisea del transporte público.
Acompáñanos en nuestro siguiente artículo: de Stavanger a Kinsarvik

Logotipo puño pasaporte viajes Baestravel

El viaje continúa con la odisea del transporte público. Acompáñanos en nuestro siguiente artículo: Viaje de Stavanger a Kinsarvik

Dónde dormir en Stavanger

La subida a Kjeragbolten y la excursión a Preikestolen se sitúan en el fiordo Lysefjord y, por tanto, cerca de Stavanger. Esto supone que la mayoría de los aventureros se hospeden en esta ciudad. Recuerda que en tu primera reserva en Airbnb puedes ahorrarte 34 €!
Tienes diferentes opciones. Dormir en una habitación privada será lo más económico, por un precio alrededor de 25 € la noche por persona, y además, te permite conocer y dialogar con un autóctono de Noruega. Un apartamento entero tiene un coste de 35 € / noche x pers., y un hotel ya sale un poco caro si tienes el mismo estilo de viaje que nosotros, por unos 60 / 70 euros.

Comparte con tus amistades si te ha gustado !

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Sigue nuestra ruta por Noruega en 6 días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *